12.4.17

Just a moment | Eva

Dormíamos los dos en nuestra cama, con el sol colándose por la ventana a medio abrir del techo.
Me desperté ahí, a tu lado, a unos escasos centímetros de ti.
Pude contemplar detenidamente detalles que a priori no se aprecian bien... Empecé desde arriba, desde la cabeza.
Tu pelo estaba un poco alborotado, supongo que fue por el roce entre la almohada y tu pequeña cabecita, que brillaba con la luz del sol.
Lentamente fui bajando hasta los ojos, cerrados, relajados. Recubiertos de un bosque espeso de pestañas. Esos ojos tan maravilloso que hacen que al mirarlos puedas ver ternura y amor.
Al toparme con tu nariz, pude ver como respirabas. Una respiración lenta pero acompasada. Haciendo que los orificios de tu nariz se hinchasen poquito a poquito, acompañando cada respiración.
En esa naricilla, se asomaban tímidamente alguna que otra peca, ¡Que espectáculo!

Lo más bonito fue cuando llegué a tu boca. Y ahora dirás:"¿Por qué?", Pues te lo diré, porque cuando lo hice, vi como tu boca lentamente se iba convirtiendo en una pequeña sonrisa al yo haber pasado mi mano por tu moflete. Fue una sonrisa involuntaria, sincera, de las que curan males.
Al acabar, pude visualizar bien el conjunto que se formaba en ese momento justo.
El ambiente se llenó de serenidad, hasta que un pequeño visitante decidió molestar esa tranquilidad.
Una pequeña abeja se coló por la ventana causando un gran revuelo en mi. Me quedé de pie junto a la cama, no quería que me picase.
Baje al baño un momento y al volver a la habitación, la pequeña invasora siguió su camino y se fue.
Entonces pude volver a nuestra cama, a tu lado.
Apoyé mi cabeza sobre tu pecho, quedando de tal forma que estaba completamente boca abajo. Comenzaste a levantarme la blusa y acariciar lentamente mi espalda desnuda.
La sensación de tus dedos recorriendo mi espalda provocó un cúmulo de sentimientos demasiado fuertes... Fue como una explosión, como si tus dedos se fusionasen con mi piel.
Disfruté de ese momento mágico y deseé que no se acabase nunca.




No hay comentarios:

Publicar un comentario